martes, 26 de mayo de 2015

jueves, 9 de abril de 2015

El Fariñentu. Descenso en esquís.

Una de las mejores bajadas que puede haber en la Cordillera Cantábrica. Sobre todo, cuando las condiciones de nieve son lo suficientemente disfrutables y el manto blanco desciende hasta el mismo pueblo de Tuiza de Arriba.
Una bajada excepcional acompañada de una canción dedicada a la misma tierra.


lunes, 16 de marzo de 2015

Pili-Cristina a la Torre de Santa María

A veces las ganas de hacer una actividad son muy fuertes. Tenemos el ansia de salir, soñamos con la línea, con el momento de pasarse el material, con ese vistazo hacia arriba mientras llegamos de segundos a la reu tratando de intuir como de duro va a ser el largo que me tocó, con esos metros que nos quedan tras haber visto la reunión y gritarle al compañero que estás cerca…..Como alguien decía esta relación con la montaña es ya irreversible.

El miércoles 11 por la mañana, una imagen del Facebook de Salvi de la cara norte de la Torre de Santa María y su breve reseña de que habían escalado la Norte Directa, desencadenó una serie de llamadas que terminaron con la decisión de que intentaríamos hacer la Pili-Cristina al día siguiente.

Salimos esa tarde y quedamos en Cangas de Onís donde cenamos con Rafa ya que él andaba por Sotres esquiando. Sobre las 23:00 h nos pusimos a caminar desde el Lago Enol, salvando el nevero que impide pasar con el coche y luego ya por la pista más o menos limpia de nieve hasta el Pozo del Alemán, donde la nieve es ya continua. Calzamos raquetas y esquís y tiramos hasta el Refugio de Vegarredonda.

La nieve estaba muy húmeda, malísima, hundiéndonos y haciendo la progresión bastante penosa. Sobre la 1:30 h llegamos al refu, la verdad que un poco desmoralizados pensando en que si la nieve iba a estar así al día siguiente sería casi una locura tirar para arriba. Además la fuente tapada por más de un metro de nieve……
Pero las ganas eran muchas y no nos íbamos a rendir así que tanteamos donde podría estar y a cavar… ¡¡Acertamos a la primera!!!.....Desenterramos el grifo y…… ¡¡¡¡salía agua!!!!. Total, que nos echamos sobre las 3:00 h.

A las 6:30 h sonó el despertador y tras comprobar que la nieve seguía igual tuvimos otro momento de debilidad, pero no nos desmoralizamos y nos dijimos, vamos a intentarlo, poco a poco hasta donde lleguemos…..

Y así tiramos, con el amanecer, hasta que a la altura del Porru Bolu la nieve cambió drásticamente y nos obligó a poner los crampones. Ahora ya si sabíamos que llegaríamos, por lo menos a ver la cara norte.




A pie de vía ésta tenía buena pinta, como había dicho Salvi, valoramos el primer largo y nos decantamos por entrar por el diedro ya que la cascada no pegaba abajo del todo y no nos inspiraba mucha confianza. Tirada trabajosa para acceder al hielo y primera reunión a la derecha en un spit, que reforzamos con un friend. Segundo y tercer largo preciosos, buen hielo y resaltes de 80º dentro de una goulotte super encajonada. Escalábamos a tope de cuerda y montamos reuniones como podíamos, cosa que nos resultó algo complicado ya que las paredes estaban muy tapizadas por verglás, aparecía algo de nieve costra y la poca roca que había era muy mala. Salimos en el cuarto largo a la arista con un ambientazo increíble sabiendo que éramos los únicos que estaban en todo el macizo….un lujo que en muy pocos sitios puedes disfrutar, esto es Picos en estado salvaje.









Accedimos al Marqués en un largo más y claro, la reunión debajo del diedro tapada….tocó destrepar sobre nieve muy dura casi todo el corredor. Hicimos los dos últimos rápeles y entre alguna que otra caída de bloques de hielo de arriba logramos llegar al suelo.






Estábamos felices y la bajada al refugio, aunque con niebla densa desde un poco debajo de la Fragua, fue bastante digna….. Del refu para abajo: orbayando sin parar, niebla densa y la nieve ya no es que fuera penosa, era un suplicio aún con esquís o raquetas. Así a las 20:30 h llegamos de nuevo al coche con una buena mojadura.

viernes, 20 de febrero de 2015

Los valles de Les Écrins

En pleno temporal de nieve azotando el norte de España salimos en dirección a esta salvaje zona de los Alpes que son los Écrins. Nuestro objetivo, quitar las ansias de escalar ese magnífico hielo, inmersos en paisajes de ensueño y envueltos por la magia de sus gélidos valles.


Tras 14 h de largo viaje llegamos a Saint Martin de Queyrières, muy cerca de Briançon. Paco, Javi y Rafa, que llevaban unos días por la zona, ya nos tenían preparada la cena, así que tras una entretenida velada preparamos las mochilas para el día siguiente y nos fuimos a descansar con muchas ganas ya de meternos en faena.

A las 5:00 h en pie, buen desayuno y al tajo. Generalmente las mañanas eran frías (unos -10 ºC) aunque rápidamente la temperatura se estabilizaba alrededor de los 0 ºC lo cual nos hacía escalar en unas condiciones inmejorables.






Nos movimos por Ceillac, Freissinières, Les Orres y La Grave. Valles a cada cual más guapo. Alguno, con la gelidez de la mañana y justo en el amanecer, se mostraba francamente desafiante y duro. Zonas verdaderamente agrestes y aisladas que sin embargo están de la mano de las gentes que han sabido magistralmente sacarles provecho en forma de Estaciones de esquí, pueblos, pistas de fondo...




Disfrutamos mucho de las vías, todas ellas de varios largos, con muy buen hielo y un tiempo anticiclónico magnífico. Como siempre la compañía fue lo mejor, muchas risas y buenos momentos que año tras año van quedando en la memoria y sumándose a otras tantas experiencias. Estoy convencido que estas son las que nos hacen volver  a estos sitios, yendo en contra de lo establecido como "normal", pasando frío, madrugando mucho, durmiendo poco... Recuerdos que poco a poco van aposentando y que con el tiempo, como el buen vino, van ganando y haciéndose mejores.













miércoles, 24 de diciembre de 2014

Canal Estrecha, Peña Santa de Castilla

A veces tras consultar pacientemente la meteo y hacer cábalas sobre el proceso de formación de hielo, transformación de nieve y demás fenómenos que tanto nos obsesionan a los escaladores en invierno, la montaña nos sorprende con un regalo sin esperarlo.

Subimos a Peña Santa tras varios días donde las temperaturas estaban teóricamente sobre cero y nada hacia presagiar que podríamos pinchar el primer hielo de la temporada. Tras llegar al Refugio de Vegarredonda y charlar con Chechu y Pablo nos pusieron en antecedentes: la nieve estaba como el hormigón.

Cenamos y despues de una sobremesa muy agradable a la luz de las velas nos metimos en los sacos con la idea de madrugar y salir sobre las cinco hacia el Jou Santu para intentar hacer la Estrecha. Así fue, nos colocamos los crampones  y ya mismo desde la puerta del Refugio comprobamos lo que nos habían dicho, nieve muy dura, vamos que sin ellos no vas a ningún lado.

Poco a poco, bajo la luz de los frontales llegamos primero a La Fragua, Barrastrosas, Jou de los Asturianos, Boca del Jou Santu para sobre las 7:30 de la mañana estar casi debajo de las fuertes rampas iniciales de La Estrecha. Aquí nos pusimos arneses y demás material y esperamos a que amaneciese.

La gemelada era ya considerable ya que los crampones apenas se marcaban en la nieve. Así poco a poco llegamos a la primera reunión, justo antes del primer resalte. Este resalte estaba tapizado por su derecha de hielo, aunque bastante fino y muy dificil de proteger. Por ello decidimos pasarlo por la izquierda. Una capa de nieve-hielo costra escondía nieve polvo que tapaba la vira de verano. Con mucho trabajo y bastante exposición llegamos a la primera reunión de parabolts que estaba enterrada, aunque Damián milagrosamente la encontró a golpe de piolet.


Segundo largo a tope de cuerda por la canal, con nieve durísima, hasta hacer otra reunión a la derecha en tres clavos triangulados. Ya desde aquí salimos en ensamble superando el último resalte con hielo y tambien algo de costra por su izquierda hasta salir a la Brecha Norte.



Aquí valoramos subir a la cumbre pero justo en esta zona alta lo que nos encontramos eran planchones de nieve muy dura y huecos bajo los cuales había nieve polvo. Por ello decidimos desistir y bajarnos por la misma Estrecha rapelando.



Tranquilamente fuimos desandando el camino disfrutando ahora si de la soledad de estos inóspitos parajes que la oscuridad nos había impedido contemplar esa misma mañana. Recogimos nuestras cosas en el Refugio y bajamos cansados pero muy contentos de haber inagurado la temporada invernal en La Reina de los Picos.

Ese día y el anterior se hicieron El Marqués, El Torco y la Arrieta a la Torre de Sta María. Las condiciones que nosotros encontramos fueron en general  muy buenas, nieve muy dura salvo algún tramo en caras norte con nieve costra. A las vías de hielo de la norte de Peña Santa y Torre de Sta María todavía les queda, aunque ya empiezan a marcarse. Mucha precaución por ahí arriba y ¡¡Felices Fiestas!!






viernes, 12 de diciembre de 2014

miércoles, 29 de octubre de 2014

Espolón Norte, Peña Santa de Castilla

El martes 28, con un día impresionante (parece mentira casi en noviembre), escalamos este murallón que es la norte de la Peña Santa, esta vez por su espolón norte.



Se trata de una vía larga, aunque salvo los tres primeros largos, toda ella se puede recorrer en ensamble ya que aunque de lejos parezca inexpugnable hay todo un sistema de llambrias y viras que van ascendiendo poco a poco (sin superar en ningún caso el III o III+) hasta desembocar en la arista cimera.

El primer largo arranca en una rampa característica de unos 40 m. Su dificultad no es muy alta (IV+ quizás V-) aunque hay varios pasos de adherencia sobre una roca fría que te dejan las manos y pies insensibles... En este largo hay un par de clavos además de tres en la reunión, justo debajo de un pequeño desplome.



El segundo largo sale superando este desplome (V, pasos protegidos con dos clavos, uno de ellos con un cordino largo) y luego con tendencia a la izquierda se van enlazando fisuras y roca más o menos rota hasta llegar a una reunión incómoda, si se pasa de ella y se supera otra pequeña barriga a su izquierda se llega a una terraza muy cómoda donde hay un puente de roca con cordino (55 m). En este largo hay unos 4 clavos.



La tercera tirada sale desde esta terraza hacia la izquierda a coger una canal. Se sigue por terreno muy roto recto hasta un corto muro de IV que da acceso a una vira de derecha a izquierda (hay un cordino en un puente de roca). Si se sigue esta vira hasta el final se llega a una cómoda terraza (reunión con friends).



A partir de aquí hay que tirar hacia arriba buscando las viras y llambrias, siempre teniendo el paredón que baja desde la cima de la peña como referencia. En ningún caso debería pasar de III+. En la parte superior podemos salir por la variante directa (V+) o por la izquierda (III+/IV) a través de unas canales que desembocan en la arista cimera.



En cuanto a los tiempos, para que tengáis una referencia, nosotros llegamos a pie de vía en 3'30 h, 2 h de escalada hasta la cima y otras 3 h desde la cima hasta el coche (bajando por la canal estrecha, haciendo los rápeles). El material que usamos fueron tres friends medianos, 8 cintas, una cuerda de 60 m y algún empotrador mediano.

No nos cansamos de subir a esta montaña, su lejanía, su carácter alpino, su compromiso, las vistas que hay desde su cima,....En invierno o verano nos sigue atrayendo una y otra vez, imaginamos en ella nuevas líneas sintiéndonos muy pequeños bajo su umbría cara norte.


viernes, 26 de septiembre de 2014

Vía Directa o de los Franceses. 2ª Torre de Cebolleda

Una vía genial, con los canalizos más asperos que se puedan encontrar en los Picos de Europa, de una adherencia sorprendente. Un bello recorrido en un paraje espectacular. Solos, escalando.
En algunas cumbres del macizo occidental, pequeños grupos de personas hablaban.


 Acostumbrados al placer de los canalizos de los primeros largos, nos encontramos con un largo más vertical con una chimenea (V), donde hay que mirar ya la colocación de los pies y apretar alguna presa con los dedos.
 El siguiente largo, elegimos salir por la derecha, por una placa de quinto grado que se protege antes de empezarla. Es un tanto expuesta, pero se deja escalar bien para encontrar más a la derecha una pequeña canal, fácil de proteger y donde se reduce la dificultad.
Luego salir a una enorme repisa, dirigirnos hacia la izquierda y salir directamente a cumbre por un pequeño largo de IV+.


Preciosa escalada

sábado, 26 de julio de 2014

Niebla en el valle, sol en las cumbres: "Avalon" al Pico Torres

Con mucha fe seguimos subiendo hacia el Puerto de San Isidro, mucha niebla, algo de orbayu y el sol lejos, muy lejos... Sin embargo la recompensa valió la pena: un increíble día de sol con la temperatura perfecta para escalar.




El Pico Torres nos recibe y su oscura cara sur nos mira desafiantes.


La vía elegida fue Avalon, seis largos a través del marcado pilar que desde la cumbre principal del Torres se descuelga hacia el sur. Nos pareció una vía muy buena, casi siempre por roca muy compacta y siempre libre de vegetación. La reuniones están equipadas y los pasos más duros protegidos. Sin embargo, como en casi todas las vías del Torres, los distanciados son considerables y la navegación ha de ser buena para no tener sustos.



La única vía que nos saca directamente al vértice geodésico de la cumbre por una marcada arista final que pone la guinda a esta bonita línea.









En resumen, una vía muy recomendable en una pared muy especial. La roca, al principio un tanto rara, es de una gran calidad en cuanto a adherencia se refiere y enseguida nos da confianza para empezar a disfrutar de su escalada.

Un día en muy buena compañía en el que tuvimos estupendas sensaciones.

lunes, 9 de junio de 2014

Cepeda

Este pasado jueves queríamos retomar la escalada clásica subiendo a Urriellu. A las 8:30 h quedamos en Posada de Llanes, tomamos un café y a eso de las 10:30 nos pusimos a caminar hacia La Vega.

En 1'40 llegamos al refugio donde tomamos un pinchín de chorizo, solos con Sergio, con el que estuvimos un rato charlando y que nos comenta que de momento había muy poca gente por allí arriba, de hecho para ese jueves y viernes no iba a tener a nadie durmiendo.

El caso es que nos despedimos y sobre las 13:30 nos metimos en la Cepeda, toda la vía para nosotros. Solo otras dos cordadas escalando en la este, unos en Espejismo de Verano y otros en la Martínez-Somoano.

Volver a sentir el tacto de este pared después de tantos meses es una sensación indescriptible, un día perfecto, solos, buena temperatura,.... largo tras largo fuimos disfrutando cada agarre y cada movimiento de esta increíble vía, que no por haberla hechos varias veces nos aburre.


A las 18:00 h salimos por el Agujero y como teníamos todavía que volver a Gijón y Oviedo decidimos bajar directamente sin hacer cumbre. Pasamos de nuevo por el refugio para avisar a Sergio que habíamos llegado bien y de vuelta para el coche.

De camino a Oviedo, ya de noche, me voy con la mente relajada, cansado pero muy feliz, feliz de ser un privilegiado por poder disfrutar de este paraíso que son Los Picos.