martes, 26 de mayo de 2015

jueves, 9 de abril de 2015

El Fariñentu. Descenso en esquís.

Una de las mejores bajadas que puede haber en la Cordillera Cantábrica. Sobre todo, cuando las condiciones de nieve son lo suficientemente disfrutables y el manto blanco desciende hasta el mismo pueblo de Tuiza de Arriba.
Una bajada excepcional acompañada de una canción dedicada a la misma tierra.


lunes, 16 de marzo de 2015

Pili-Cristina a la Torre de Santa María

A veces las ganas de hacer una actividad son muy fuertes. Tenemos el ansia de salir, soñamos con la línea, con el momento de pasarse el material, con ese vistazo hacia arriba mientras llegamos de segundos a la reu tratando de intuir como de duro va a ser el largo que me tocó, con esos metros que nos quedan tras haber visto la reunión y gritarle al compañero que estás cerca…..Como alguien decía esta relación con la montaña es ya irreversible.

El miércoles 11 por la mañana, una imagen del Facebook de Salvi de la cara norte de la Torre de Santa María y su breve reseña de que habían escalado la Norte Directa, desencadenó una serie de llamadas que terminaron con la decisión de que intentaríamos hacer la Pili-Cristina al día siguiente.

Salimos esa tarde y quedamos en Cangas de Onís donde cenamos con Rafa ya que él andaba por Sotres esquiando. Sobre las 23:00 h nos pusimos a caminar desde el Lago Enol, salvando el nevero que impide pasar con el coche y luego ya por la pista más o menos limpia de nieve hasta el Pozo del Alemán, donde la nieve es ya continua. Calzamos raquetas y esquís y tiramos hasta el Refugio de Vegarredonda.

La nieve estaba muy húmeda, malísima, hundiéndonos y haciendo la progresión bastante penosa. Sobre la 1:30 h llegamos al refu, la verdad que un poco desmoralizados pensando en que si la nieve iba a estar así al día siguiente sería casi una locura tirar para arriba. Además la fuente tapada por más de un metro de nieve……
Pero las ganas eran muchas y no nos íbamos a rendir así que tanteamos donde podría estar y a cavar… ¡¡Acertamos a la primera!!!.....Desenterramos el grifo y…… ¡¡¡¡salía agua!!!!. Total, que nos echamos sobre las 3:00 h.

A las 6:30 h sonó el despertador y tras comprobar que la nieve seguía igual tuvimos otro momento de debilidad, pero no nos desmoralizamos y nos dijimos, vamos a intentarlo, poco a poco hasta donde lleguemos…..

Y así tiramos, con el amanecer, hasta que a la altura del Porru Bolu la nieve cambió drásticamente y nos obligó a poner los crampones. Ahora ya si sabíamos que llegaríamos, por lo menos a ver la cara norte.




A pie de vía ésta tenía buena pinta, como había dicho Salvi, valoramos el primer largo y nos decantamos por entrar por el diedro ya que la cascada no pegaba abajo del todo y no nos inspiraba mucha confianza. Tirada trabajosa para acceder al hielo y primera reunión a la derecha en un spit, que reforzamos con un friend. Segundo y tercer largo preciosos, buen hielo y resaltes de 80º dentro de una goulotte super encajonada. Escalábamos a tope de cuerda y montamos reuniones como podíamos, cosa que nos resultó algo complicado ya que las paredes estaban muy tapizadas por verglás, aparecía algo de nieve costra y la poca roca que había era muy mala. Salimos en el cuarto largo a la arista con un ambientazo increíble sabiendo que éramos los únicos que estaban en todo el macizo….un lujo que en muy pocos sitios puedes disfrutar, esto es Picos en estado salvaje.









Accedimos al Marqués en un largo más y claro, la reunión debajo del diedro tapada….tocó destrepar sobre nieve muy dura casi todo el corredor. Hicimos los dos últimos rápeles y entre alguna que otra caída de bloques de hielo de arriba logramos llegar al suelo.






Estábamos felices y la bajada al refugio, aunque con niebla densa desde un poco debajo de la Fragua, fue bastante digna….. Del refu para abajo: orbayando sin parar, niebla densa y la nieve ya no es que fuera penosa, era un suplicio aún con esquís o raquetas. Así a las 20:30 h llegamos de nuevo al coche con una buena mojadura.

viernes, 20 de febrero de 2015

Los valles de Les Écrins

En pleno temporal de nieve azotando el norte de España salimos en dirección a esta salvaje zona de los Alpes que son los Écrins. Nuestro objetivo, quitar las ansias de escalar ese magnífico hielo, inmersos en paisajes de ensueño y envueltos por la magia de sus gélidos valles.


Tras 14 h de largo viaje llegamos a Saint Martin de Queyrières, muy cerca de Briançon. Paco, Javi y Rafa, que llevaban unos días por la zona, ya nos tenían preparada la cena, así que tras una entretenida velada preparamos las mochilas para el día siguiente y nos fuimos a descansar con muchas ganas ya de meternos en faena.

A las 5:00 h en pie, buen desayuno y al tajo. Generalmente las mañanas eran frías (unos -10 ºC) aunque rápidamente la temperatura se estabilizaba alrededor de los 0 ºC lo cual nos hacía escalar en unas condiciones inmejorables.






Nos movimos por Ceillac, Freissinières, Les Orres y La Grave. Valles a cada cual más guapo. Alguno, con la gelidez de la mañana y justo en el amanecer, se mostraba francamente desafiante y duro. Zonas verdaderamente agrestes y aisladas que sin embargo están de la mano de las gentes que han sabido magistralmente sacarles provecho en forma de Estaciones de esquí, pueblos, pistas de fondo...




Disfrutamos mucho de las vías, todas ellas de varios largos, con muy buen hielo y un tiempo anticiclónico magnífico. Como siempre la compañía fue lo mejor, muchas risas y buenos momentos que año tras año van quedando en la memoria y sumándose a otras tantas experiencias. Estoy convencido que estas son las que nos hacen volver  a estos sitios, yendo en contra de lo establecido como "normal", pasando frío, madrugando mucho, durmiendo poco... Recuerdos que poco a poco van aposentando y que con el tiempo, como el buen vino, van ganando y haciéndose mejores.