viernes, 20 de febrero de 2015

Los valles de Les Écrins

En pleno temporal de nieve azotando el norte de España salimos en dirección a esta salvaje zona de los Alpes que son los Écrins. Nuestro objetivo, quitar las ansias de escalar ese magnífico hielo, inmersos en paisajes de ensueño y envueltos por la magia de sus gélidos valles.


Tras 14 h de largo viaje llegamos a Saint Martin de Queyrières, muy cerca de Briançon. Paco, Javi y Rafa, que llevaban unos días por la zona, ya nos tenían preparada la cena, así que tras una entretenida velada preparamos las mochilas para el día siguiente y nos fuimos a descansar con muchas ganas ya de meternos en faena.

A las 5:00 h en pie, buen desayuno y al tajo. Generalmente las mañanas eran frías (unos -10 ºC) aunque rápidamente la temperatura se estabilizaba alrededor de los 0 ºC lo cual nos hacía escalar en unas condiciones inmejorables.






Nos movimos por Ceillac, Freissinières, Les Orres y La Grave. Valles a cada cual más guapo. Alguno, con la gelidez de la mañana y justo en el amanecer, se mostraba francamente desafiante y duro. Zonas verdaderamente agrestes y aisladas que sin embargo están de la mano de las gentes que han sabido magistralmente sacarles provecho en forma de Estaciones de esquí, pueblos, pistas de fondo...




Disfrutamos mucho de las vías, todas ellas de varios largos, con muy buen hielo y un tiempo anticiclónico magnífico. Como siempre la compañía fue lo mejor, muchas risas y buenos momentos que año tras año van quedando en la memoria y sumándose a otras tantas experiencias. Estoy convencido que estas son las que nos hacen volver  a estos sitios, yendo en contra de lo establecido como "normal", pasando frío, madrugando mucho, durmiendo poco... Recuerdos que poco a poco van aposentando y que con el tiempo, como el buen vino, van ganando y haciéndose mejores.