miércoles, 21 de mayo de 2014

Cresta de los Portillines

La nieve ya empieza a dejar paso a la roca. Ya tenemos ganas de caliza, de salir al monte, de sol, de recorrer afilados perfiles......, ya tenemos ganas de alpinismo.

La Cresta de los Portillines, en el Macizo de Ubiña,  es modesta en cuanto a su dificultad técnica, aunque no hay que despreciarla ya que el trazado es muy aéreo y sobre una roca extraordinariamente mala y descompuesta que no te permite ni el más mínimo error. Se van enlazando cada una de las cinco cimas de los Portillines desde la Forqueta del Portillín hasta el Collado de la Pasada del Siete. Para alcanzarlo es preciso hacer un rápel bastante largo (50 m) y en péndulo desde la misma cumbre del Portillín Occidental.

Recorrer esta afilada arista es poner en juego la esencia misma del alpinismo: trepar, avanzar en ensamble, buscar el paso más lógico, destrepar, combinar la rapidez con la seguridad, intuir un paso donde parece que solo hay vacío, conocer a tus compañeros......















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada